Brasil transfiere técnicas de manejo de plagas a otros países africanos

BRASÍLIA, Brasil, 27 March 2018 / PRN Africa / -- Brasil planea ayudar más países africanos a enfrentar una plaga que alcanza diversos tipos de cultivo, en especial los de algodón, maíz y soja: la Spodoptera frugiperda, conocida comúnmente como “fall armyworm” (FAW), “gusano cogollero” o bien “lagarta do cartucho”. Esa plaga fue observada en por lo menos 35 países de aquel continente, pero ya no representa una gran amenaza a la producción brasileña, gracias a las tecnologías desarrolladas por el país.

Siete países africanos ya están desarrollando en sus cultivos las técnicas brasileñas de manejo integrado de plagas: Togo, Malí, Benín, Chad, Burkina Faso, Malaui y Mozambique. Para también conocer esas técnicas, de forma a combatirlas en sus plantaciones, otros 12 representantes de países de aquel continente vinieran a Brasil para participar en el Fall Armyworm Study Tour (Faw Tour). Se prevén para esta semana varias visitas a unidades de la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa), universidades e institutos que desarrollaron técnicas para combatir el gusano cogollero.

“No tenemos miedo a la lagarta do cartucho en Brasil”, declaró Antônio Álvaro Purcino, director de Embrapa Maíz y Sorgo. La unidad, ubicada en el interior del estado de Minas Gerais, será una de las que visitarán los africanos. La plaga, dijo Purcino, ya fue responsable de daños a cultivos brasileños y causó perjuicios entre de entre 30% y 50% de las áreas alcanzadas. “Hace más de 40 años estamos barajando soluciones para enfrentar esa plaga, principalmente tras la expansión que tuvimos en la producción de maíz”.

Ante dicho panorama, Brasil terminó desarrollando “un menú de soluciones” que incluyen técnicas y tecnologías que hacen uso de productos transgénicos, insecticidas, insecticidas biológicos, enemigos naturales y manejos de cultura. “Desarrollamos un arsenal de herramientas que pueden ser usadas para mitigar a bajo coste esa plaga”, explicó Purcino.

Según el director de Embrapa, la lagarta encontró en Brasil un ambiente muy adecuado, lo que se debe especialmente a la rotación que se hace en algunas áreas productivas, donde se planta soja en el verano y maíz en el invierno. “Eso favoreció la creación del llamado puente verde, que siempre brindó comida a esa plaga en los campos brasileños”.

Para Almino Afonso, director de la Agencia Brasileña de Cooperación (ABC), institución promotora del seminario de ese lunes (26) que precedió la gira, el desafío ahora será “adaptar las técnicas brasileñas a la situación local de los países africanos”. Para ello, contarán también con la ayuda de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

El embajador de Estados Unidos en Brasil, Peter Michael McKinley, quien estuvo presente a la apertura del seminario, en el Palacio de Itamaraty (sede de la cancillería brasileña), elogió la iniciativa brasileña de compartir sus conocimientos con los países africanos. “El compromiso de trabajar conjuntamente es esencial. Estamos aquí para discutir esa plaga y nuestra experiencia en enfrentarla”, dijo.

SOURCE Agência Brasil - Empresa Brasil de Comunicação S/A - EBC

BRASÍLIA, Brasil, 27 March 2018 / PRN Africa / -- Brasil planea ayudar más países africanos a enfrentar una plaga que alcanza diversos tipos de cultivo, en especial los de algodón, maíz y soja: la Spodoptera frugiperda, conocida comúnmente como “fall armyworm” (FAW), “gusano cogollero” o bien “lagarta do cartucho”. Esa plaga fue observada en por lo menos 35 países de aquel continente, pero ya no representa una gran amenaza a la producción brasileña, gracias a las tecnologías desarrolladas por el país.

Siete países africanos ya están desarrollando en sus cultivos las técnicas brasileñas de manejo integrado de plagas: Togo, Malí, Benín, Chad, Burkina Faso, Malaui y Mozambique. Para también conocer esas técnicas, de forma a combatirlas en sus plantaciones, otros 12 representantes de países de aquel continente vinieran a Brasil para participar en el Fall Armyworm Study Tour (Faw Tour). Se prevén para esta semana varias visitas a unidades de la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa), universidades e institutos que desarrollaron técnicas para combatir el gusano cogollero.

“No tenemos miedo a la lagarta do cartucho en Brasil”, declaró Antônio Álvaro Purcino, director de Embrapa Maíz y Sorgo. La unidad, ubicada en el interior del estado de Minas Gerais, será una de las que visitarán los africanos. La plaga, dijo Purcino, ya fue responsable de daños a cultivos brasileños y causó perjuicios entre de entre 30% y 50% de las áreas alcanzadas. “Hace más de 40 años estamos barajando soluciones para enfrentar esa plaga, principalmente tras la expansión que tuvimos en la producción de maíz”.

Ante dicho panorama, Brasil terminó desarrollando “un menú de soluciones” que incluyen técnicas y tecnologías que hacen uso de productos transgénicos, insecticidas, insecticidas biológicos, enemigos naturales y manejos de cultura. “Desarrollamos un arsenal de herramientas que pueden ser usadas para mitigar a bajo coste esa plaga”, explicó Purcino.

Según el director de Embrapa, la lagarta encontró en Brasil un ambiente muy adecuado, lo que se debe especialmente a la rotación que se hace en algunas áreas productivas, donde se planta soja en el verano y maíz en el invierno. “Eso favoreció la creación del llamado puente verde, que siempre brindó comida a esa plaga en los campos brasileños”.

Para Almino Afonso, director de la Agencia Brasileña de Cooperación (ABC), institución promotora del seminario de ese lunes (26) que precedió la gira, el desafío ahora será “adaptar las técnicas brasileñas a la situación local de los países africanos”. Para ello, contarán también con la ayuda de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

El embajador de Estados Unidos en Brasil, Peter Michael McKinley, quien estuvo presente a la apertura del seminario, en el Palacio de Itamaraty (sede de la cancillería brasileña), elogió la iniciativa brasileña de compartir sus conocimientos con los países africanos. “El compromiso de trabajar conjuntamente es esencial. Estamos aquí para discutir esa plaga y nuestra experiencia en enfrentarla”, dijo.

SOURCE Agência Brasil - Empresa Brasil de Comunicação S/A - EBC